TAN FRÁGIL COMO EL VIDRIO





SINOPSIS

Shara descubre cierta tensión sexual entre su chico y Laura. Con el propósito de retener al muchacho planifica una cena donde poner en ridículo a su rival y desmotivar la competencia, para lograrlo cuenta con el apoyo de Oscar, un amigo de toda la vida, sin percatarse de que ahí precisamente está el mayor peligro… pues su aliado, en apariencias un incondicional, quizás albergue un propósito oculto…

Estos son los ingredientes de este "ejercicio teatral” donde, por medio de provocaciones, indirectas y desafíos; los protagonistas se debaten en una lucha sin cuartel por conquistar el amor de Víctor, al tiempo que afloran sus más recónditos deseos y pasiones.

Cuatro personajes entregados al desafío de buscarse durante una noche, aunque el juego de la seducción implique romperse entre ellos mismos, pues el amor es frágil como el vidrio y en una batalla de sentimientos nunca se sabe cuándo se gana y cuando se pierde.







FRAGMENTO




ESCENA I



Víctor termina de vestirse. Sentado en la cama se abrocha los zapatos.

Shara: (Fuera de escena.) ¿Ya terminaste, cariño?

Víctor: Estoy en eso.

Shara: (Entrando.) Se ha hecho tardísimo. ¿Qué hora es?

Víctor: (Mira el reloj antes de ponérselo.) Las ocho y cuarto.

Shara: Y yo todavía sin vestirme.

Víctor: (La besa.) ¿Te falta mucho?

Shara: Solo la ensalada y poner la mesa.

Víctor: ¿Te ayudo?  

Shara: Sí, por favor. Ve picando los tomates. (Él vuelve a besarla y va hacia la cocina.) No le eches mucha sal. Recuerda que Oscar es hipertenso.

Víctor: (Desde la cocina.) Entonces hay que echarle un quintal.

Shara: ¿Quieres matarlo?

Víctor: No. Jamás. Hacerlo famoso solamente. La gloria de los poetas es la muerte.

Shara: (Irá hablando mientras se viste. Víctor, siempre desde la cocina le contestará solo con monosílabos.) Y perderíamos al mejor autor. ¿Qué obra podría montar entonces? Te imaginas a nosotros haciendo Godot o el Tranvía… Ustedes no son actores como para eso. Tú y Laura no llegarían a esas alturas y los textos de Oscar son lo mejor para ustedes y para mí. Fue una suerte convencerlo de que escribiera para el teatro. Sus personajes son magníficos.

Víctor: (Entrando.) Retorcidos diría yo.

Shara: Eres malo, niño. (Le ofrece la espalda para que cierre el zipper del vestido.) ¿Por qué lo tratas de un modo tan cruel?

Víctor: No sé, los maricones siempre me han asustado un poco. Es como si lo desnudaran a uno con la vista y estuvieran a punto de lanzársele a la portañuela.

Shara: (Riendo.) Eres tan ingenuo, no todos son iguales. Oscar no se atrevería a hacerte insinuaciones. Él es muy cabal.

Víctor: Sí, seguro que le cabe mucho.

Shara: Eres imposible. No soporto esas maneras tuyas tan vulgares.

Víctor: (Subiéndole el vestido.) Antes te gustaba que fuera así, incluso me decías que te besaba como una muchacha. ¿Qué, ya te cansaste?

Shara: No, aún no, pero una puede aburrirse. Y eso si es malo mi niño. El buen amante es el que todos los días logra ser diferente. (Pausa.) Te queda mucho por aprender.

Víctor: Ya tendrás tiempo para enseñarme. (La suelta.)

Shara: Oscar está al llegar. Ve poniendo la mesa mientras me peino. (Suena un timbre.) No te lo dije, ahí está.

Víctor: ¿Cómo estás tan segura? Podría ser Laura.

Shara: Las mujeres nunca llegamos temprano a ninguna parte. Además, Oscar es un espíritu inglés, y para los ingleses la puntualidad es un don.

Víctor: Laura dijo que vendría temprano. (Camina hacia la puerta.)

Shara: Oye, la cocina queda para acá. Ve poniendo la mesa que yo abro. (El muchacho obedece de mala gana.) ¡Ya le dio el olor a zorra! Tengo que buscarme otra actriz. Esta debe tener fuego entre las piernas. Ojalá y se le carbonizara el chichi, la muy puta. 




TAN FRÁGIL COMO EL VIDRIO

Arlen Regueiro Mas 

(Ejercicio Teatral) 

Precio: 2,99 

Leer mas - Comprar