Pronósticos del Mirlo (Libro)




Pronósticos del Mirlo

Poesía (En papel) 
Nº de páginas: 96
Encuadernación: Tapa blanda
Editoral: Letras Cubanas (Cuba)
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 959-10-1117-2
Año: 2006


SINOPSIS



En su libro Pronósticos del mirlo, hay una conciencia plena de la palabra, un conocimiento en la estructura de la lengua, una profunda meditación, una estancia maldita que despierta su sabiduría de las cosas, y provoca su insomnio a la transmutación de los conflictos internos. Hay una disciplina personal que nos llega a través de la razón mística de la escritura. Su poesía está marcada  sobre la realidad llena de pasadizos humanos, que hubiese querido cambiar para darle un sentido más lógico a la imperfección de los sucesos que solo el poeta puede percibir.

Este poemario es un acto de denuncia a uno mismo. No es solo una manera de escribir, es más bien una forma de vivir. Y aquí nos advierte con inmensidad en su búsqueda para eludir esa realidad cambiante a través de la poesía erótica, que significa el tiempo preciso del cuerpo desalmado y el dolor que lo devora, sin dejar de ser la verdadera pasión de quién se entrega.


FRAGMENTOS


1


A los nueve años
un hombre dejó mi piel como la hierba
evitando la ingenua cisura de mi cuerpo

Dejó días incontables
acequias que pudiera olvidar
si no fuera la noche tanta y muy oscura
con su rotundo peso destejido

Habitó una casa lánguida
sobre la cruda falsedad de perderme

En mí crecieron estas largas manos
un lugar donde mirarse
el rabioso borde de los cuchillos

Hoy solo aplaudo
un ligero aprendizaje de la nieve


18


Han derramado el vino sobre la mesa
y la muerte huele a luz
a consolada ceniza
como blancas columnas en la piedra aduermo

Se ha vertido igualmente todo el arroz
las torpes migajas de pan
que hoy alimentan la fuente de los ríos

Nadie pregunta por la cena
ni se arriesga a partir
cuando la casa duda del paisaje
y poco falta ya para romperse los huesos

Han cerrado las altas ventanas
la voluntad de ejercer el patrimonio del asco
el aceite de un candil que pasa por mis venas


22


Dame una gardenia
que son ellas las flores de los muertos

Qué blanda fue su risa
la manera de llegarse hasta mi vientre
perfumando las raíces de mi estómago
cual una espada que se intuye en la tarde

Toda ciudad es el fondo una flor marchita
una esperanza de acudir
a la sed que los portales envuelve
con finísimos poros

Dame una gardenia
que son ellas las horas de los cuerpos
y yo estoy harta de ver hombres hermosos
jugando con los niños en la playa


DISPONIBLE

Ejemplar único, firmado por el autor

Envío GRATIS a España 

Precio 50.00 € 

Comprar